Sant Antoni

Sant Antoni

El barrio alternativo. Te invitamos a conocer algo más que su mítico Mercado. Descubre su historia y puntos de interés. 

Su Historia.

El barrio de Sant Antoni se sitúa entre el Raval y Poble Sec; muy cercano a sitios turísticos como Plaza Catalunya o Las Ramblas, pero sin el trajín que esto conlleva. Le debe su nombre, al Portal y  convento de Sant Antoni que allí existía en el siglo XV, tiempos donde las Murallas todavía rodeaban la ciudad de Barcelona. En aquel entonces, la puerta de San Antonio era el acceso más importante a la ciudad Condal y comenzó a formarse un pequeño arrabal en esta zona. En 1854, finalmente se derriban las murallas y al abrirse la ciudad vieja fue creciendo lentamente como asentamiento urbano. Luego de incendiarse en varias ocasiones, y sufrir drásticas transformaciones debido a los conflictos bélicos, desapareció lo que quedaba del portal y la iglesia. Actualmente de todo el conjunto medieval sólo se conserva el porche abierto del convento en la calle de San Antonio Abad. 

 

 

Antes y Ahora del Porche del convento de Sant Antoni / Fotos via Ajuntament de Barcelona.

 

Los límites del barrio de Sant antoni quedaron definidos por el trazado del conocido Plan Cerdá: el ensanche de Barcelona dio como resultado un perímetro triangular situado entre dos importantes trazas del proyecto, La gran vía de les corts catalanes y la Avinguda del Paral-lel- y las rondas de Sant Antoni y la Ronda de Sant Pau. Años más tarde con la construcción del Mercado de Sant Antoni ) el barrio se dinamizó, instalándose además muchos comerciantes en los alrededores que aprovechaban el pujante Mercado de hierro, como principal atractivo del barrio.

 

El Mercado Hoy.

El Mercado de Sant Antoni sigue siendo el eje del barrio. Ya sea por su ubicación en el corazón barrial o por sus 15.000 m2 de superficie comercial es sin duda un punto obligado de visita. Recientemente re-inaugurado en Mayo del 2018 luego de más de 9 años en estado de obras, vuelve a deslumbrar y sorprender a todo aquel que guste visitarlo. Su renovada fachada original diseñada por Antoni Rovira i Trias y Josep M. Cornet i Mas (1882) se puede apreciar desde cualquiera de las cuatro nuevas plazas públicas que lo rodean. En el interior más allá de deleitarse con su arquitectura o su imponente cúpula,  se puede disfrutar de una amplia oferta gastronómica motivo por el cual centenares de personas lo visitan día a día. Su Estructura de hierro se alza sobre una planta con forma de cruz griega, marcando tres grandes zonas: la alimentación, la indumentaria y los complementos. Todos los domingos se celebra el Mercado Dominical de Sant Antoni, donde centenares de personas lo visitan en busca de todo tipo de materiales coleccionables, cómo sellos, chapas, revistas y monedas entre otros artículos de interés. Este mercado “paralelo” se puede ver todos los domingos en las afueras del Mercado de Sant Antoni, en la calle Comte Borrell y su intersección con Floridablanca.

 

Mercado de Sant Antoni / Foto Via web oficial del mercado.  

 

Puntos de interés: Calle Parlament, la Fiesta Mayor, Avenida Mistral. 

Sant Antoni, con su estratégica posición y a pesar de ser un barrio que está de moda por su mote de “barrioHipster” conserva en su ambiente la tranquilidad y el estilo de vida Barcelonés. Dentro del calendario de celebraciones de la ciudad, es el barrio encargado de inaugurar la temporada a mediados de enero, más precisamente el 17. Si tienes la suerte de estar aquí por estas fechas podrás disfrutar de una fiesta mayor barcelonesa con todos sus ingredientes propios como la despertada, pasacalles de gigantes y el corre-foc. Claro que también encontrarás elementos tradicionales propios de la celebración de San antonio en el resto de España, como la rifa del cerdito.

Volviendo al barrio, Sus calles son perfectamente cuadradas, lo que hace que uno se pueda ubicar fácil y rápido. Si buscas donde tomar un rico vermut, comer unas sabrosas tapas o beber la clásica horchata catalana de chufa, la Calle Parlament y sus alrededores, es sin dudas tu mejor opción. Con el paso de los años se ha ido transformando en una especie de paseo gastronómico alternativo con propuestas tanto diurnas como nocturnas. Durante el día sus bonitos cafés, sirven variados desayunos, brunch y deliciosos almuerzos. El Cometa, y su cálido ambiente es un gran ejemplo de ello. Juice House, Taranna y el Federal también son algunos de los más populares. Por la tarde noche, continuando por Calle Parlament, no importa el sentido en el que vayas, en algún momento cruzaras el Passatge Calders. En una de sus esquinas se ubica la concurrida Taberna de tapas y vermut, Bar Calders. Nunca puede ser malo un sitio donde hay que esperar turno siempre que vas, si tienes prisa deberás tener suerte. Apetece cocina catalana? En el mismo pasaje Calders podrás encontrar el dinamic Barcelona y esa es su especialidad. Llegando al final de Parlament se encuentra  Sirvent, una de las horchaterías más antiguas de la ciudad. Al girar por Ronda de Sant Pau, encontrarás también bajo un nombre similar un gran y bonito sitio, Sirvent Barcelona, un espacio multi gastronómico con encanto, como ellos lo definen.

 

Parlament y Pasaje Calders / Foto Via driftwoodjournals by Ben Holbrook   

 

La verdad es que no importa si buscas sitios modernos, antiguos, propios o extranjeros, la oferta es muy variada y como siempre recomendamos lo mejor es recorrer, investigar y ver los sitios por uno mismo. Pero no podemos dejar de destacar la  fábrica de la cervecería Moritz ubicada En Ronda de Sant antoni 39 - 41 donde sirven Tapas, pasteles y birras elaboradas in situ en una antigua fábrica restaurada por el prestigioso arquitecto francés Jean Nouvel. También en la dirección opuesta, podremos encontrar el último rincón del barrio que no hemos mencionado, y es la Avenida Mistral, “Las ramblas” de Sant Antoni. Si bien es cierto que a lo largo de los años a ido cambiando de nombre por los acontecimientos históricos, siempre fue una vía urbana importante. Corresponde a un antiguo camino que se conocía como Vía morisca ya que conducía al sur, saliendo anteriormente por la el portal de Sant Antoni. Conserva el mismo nombre desde 1930 en honor al escritor en occitano y premio nobel francés Frédéric Mistral. En la actualidad su ambiente es muy tranquilo, residencial y no es un sitio turístico. Les será perfecto caminarla si se dirigen en dirección Plaza Espanya/Montjuic ya que desemboca allí después de unos 10 minutos andando. Posee una paseo central arbolado, donde en sus terrazas no faltan los bares típicos. Al inicio de la avenida mistral, por carrer viladomat en el número 59. podrás encontrar la antigua casa lucio, un clásico del barrio. Como toda Barcelona Sant Antoni no escapa de la multiculturalidad y las salidas nocturnas, en el número 49 de la calle viladomat encontrarás "El Santísimo Agave" donde es posible pasarse unas auténticas noches latinas, bailando ritmos como  Salsa/Cumbia/Rumba y Merengue.

 

 

Av Mistral y Av Para-lel / Foto Via amomiciudad.blogspot 

Como verás, Sant Antoni es un barrio muy completo que ofrece de todo para las personas que quieran visitarlo o vivir en el. Confiamos en que nuestro artículo te haya sido de ayuda, y no dudes en consultar unos de nuestros preciosos pisos, o en escribirnos si necesitas o quieres aportar más información.